Una de las enfermedades más dolorosas, agobiantes y al mismo tiempo embarazosas son sin duda las hemorroides, también llamadas varices anales o nódulos hemorrágicos. Los médicos estiman que más del 50% de las personas las padecen, por lo que se clasifican como enfermedades de la civilización. Trataremos de presentar las diversas causas de su aparición con un poco más de detalle, pero es importante reconocerlas con la suficiente rapidez e iniciar un tratamiento eficaz para prevenir complicaciones peligrosas. Igualmente importante es la profilaxis adecuada para evitar posibles recaídas de la enfermedad, y en ambos casos las pastillas funcionan perfectamente bien. Hemorodium.

Hemorroides – definición y clasificación de la enfermedad

Muchos factores son responsables del desarrollo de las hemorroides, y algunos son desafortunadamente culpa nuestra. Esto se ve fomentado principalmente por un estilo de vida sedentario, que llevamos cada vez más a menudo y no es sólo el típico trabajo de oficina, pasando muchas horas al día delante de un ordenador. Evitamos la actividad física también en la vida privada, sentados frente al televisor o mirando la pantalla de un teléfono inteligente, lo que no sólo favorece el aumento del sobrepeso y la obesidad. Por hemorroides nos referimos a cojines que sellan la salida rectal, llenos de sangre, gracias a los cuales podemos controlar totalmente el proceso de excreción. A veces su funcionamiento se ve perturbado, y la enfermedad que se desarrolla se evidencia por síntomas característicos como:

  • un picor en el recto que se convierte en dolor;
  • una sensación de empuje;
  • la secreción mucosa emergente resultante del desarrollo de la inflamación;
  • El sangrado que suele acompañar al prolapso de bulto.

La enfermedad se clasifica en una escala de cuatro etapas, que difiere en el tipo y la gravedad de los síntomas:

  • Tipo I, sólo nódulos en crecimiento, casi indoloros y sin sangrado;
  • tipo II, los nódulos sangrantes que se caen causan hemorragia y picor, lo que normalmente sólo ocurre cuando se vacían, y luego los nódulos vuelven a su lugar;
  • tipo III, los nódulos que se caen no vuelven a su lugar por sí mismos, se producen fuertes dolores, hemorragias, irritaciones e inflamaciones, y los nódulos deben colocarse manualmente en su lugar después de vaciarse;
  • tipo IV, los nódulos se caen permanentemente cuando se vacían, hay hemorragias y un riesgo no sólo de inflamación o hinchazón, sino también de trombosis que pone en peligro la vida, en cuyo caso es necesaria la intervención médica.

Hemorroides: síntomas

Hemorodium permite un tratamiento eficaz de la mayoría de los casos de hemorroides, por lo que vale la pena utilizarlo regularmente, pero antes de llegar a él, también debemos saber qué puede causar el desarrollo de la enfermedad. Aparte del mencionado estilo de vida sedentario, la falta de actividad física diaria necesaria como caminar o nadar, es responsable de esto:

  • una dieta inapropiada, que carece principalmente de la fibra necesaria para una digestión adecuada. También es necesario cuidar la cantidad adecuada de líquidos, eliminando el estreñimiento, y preferiblemente, al mismo tiempo, tener un efecto beneficioso sobre todo el estado de salud, así que no bebamos bebidas carbonatadas muy dulces, sino, por ejemplo, té verde o cócteles de frutas y verduras. La dieta evitará el sobrepeso al mismo tiempo, y las hemorroides afectan a las personas obesas mucho más a menudo. También es necesario introducir una cantidad adecuada de productos de cereales, avena o grava gruesa, salvado y frutas y verduras, incluidas las secas, que regulan la digestión y facilitan el vaciado;
  • Demasiada tensión en los músculos abdominales durante el vaciado o ejercicios demasiado intensos con una carga, por ejemplo, el entrenamiento con pesas, lo que provoca una sobrecarga simultánea del sistema circulatorio del ano;
  • abuso de laxantes que pueden causar diarrea severa;
  • La negligencia higiénica y el uso de ropa interior de plástico no transpirable que dificulta la respiración de la piel.

Hemorodium – vegetal, composición natural

Hemorodium Se trata de un preparado moderno que apoya el tratamiento y evita la reaparición de las hemorroides, desarrollado por especialistas polacos y compuesto exclusivamente de ingredientes naturales. No encontramos en ella ninguna sustancia artificial que actúe agresivamente, y somos responsables de su eficacia y de la falta de efectos secundarios:

Extracto de castaño

castaño

Se obtiene del castaño (Aesculus hippocastanum), un árbol ornamental comúnmente cultivado con muchas propiedades curativas. Contiene toda una gama de sustancias promotoras de la salud, flavonoides, taninos, ácidos fenólicos, cumarinas, carotenoides y, sobre todo, escina. Es una mezcla de saponinas que sella las paredes de los vasos sanguíneos, restaurando su elasticidad evitando que se rompan. Se utiliza comúnmente en el tratamiento y la prevención de las enfermedades cardiovasculares, ya que es muy eficaz para inhibir el desarrollo de coágulos venosos, la inflamación estancada y, por supuesto, las hemorroides. También se apoya en el efecto antiinflamatorio del castaño de indias, acelerando la curación de las heridas e irritaciones, incluidas las que se producen alrededor del ano, evitando la hinchazón, previniendo la formación de venas varicosas e incluso eliminando la celulitis.

Raíz de ginseng

Conocido y utilizado en la medicina desde hace más de 4000 años, y sus numerosas propiedades para la salud son también propicias para el tratamiento de las hemorroides. Tiene principalmente efectos antitrombóticos, fortalece el sistema inmunológico, regula los niveles de azúcar en la sangre, protege contra el desarrollo de otras enfermedades, especialmente el cáncer, y añade la energía necesaria para un estilo de vida más activo. En Hemorodium su acción se apoya en el propóleo, o masilla de abeja. Esta sustancia es un fuerte antiviral natural, antibacteriano y antimicótico que ayuda a aliviar la picazón y el dolor que acompañan a las hemorroides.

Extractos de hierba de San Juan, milenrama común, caléndula y manzanilla

flores de manzanilla

La eficacia y el uso generalizado de la hierba de San Juan viene determinada por el contenido de quercetina, hipercina, rutina, vitamina A, vitamina C y numerosas sustancias minerales. Gracias a ellos tiene propiedades calmantes, curativas del insomnio, aliviadoras del estrés, diuréticas y sobre todo antibacterianas, analgésicas y antiinflamatorias. Un efecto similar es también característico del extracto de milenrama común, fuente de ácido fórmico, acético y salicílico, que en el Hemorodium es además responsable de detener el sangrado rectal. Ayuda a limpiar la piel, a calmar sus irritaciones, encontrando su aplicación también en el tratamiento del acné. Estas dos hierbas apoyan la manzanilla y la caléndula. El primero apoya el proceso de regeneración de la piel dañada, gracias al cual los nódulos sangrantes que estallan se curan más rápidamente, el segundo se utiliza también para heridas de difícil curación y para restaurar la suavidad anterior de la piel.

Extractos de tiña espinosa y hamamélide de Virginia

El cardo espinoso se recomienda en el tratamiento de muchas enfermedades cardiovasculares, teniendo un efecto en la regulación de la presión sanguínea, mejorando su flujo, sellando las paredes de los vasos sanguíneos, previniendo su ruptura, purificando la sangre de toxinas. El uso de la hamamélide de Virginia también está plenamente justificado, lo que también se apoya en la composición de esta planta valorada en la medicina y la cosmética. Las saponinas, los flavonoides, el ácido gálico y elágico hacen que tenga propiedades antibacterianas, antisépticas, de limpieza, desinfección, analgésicas y de sellado de los capilares. A su vez, en el tratamiento de las hemorroides, es útil su efecto de contracción de las venas, que evita la formación de hinchazones.

Aceite de piedra (brakshun)

Conocido desde la antigüedad, desde entonces se utiliza en la medicina natural y es eficaz contra muchas dolencias. Regula los procesos digestivos, acelera el metabolismo y las algas que contiene se caracterizan por sus propiedades analgésicas, antibacterianas y antimicóticas. Acelera la curación de las heridas, permitiendo su rápida regeneración sin complicaciones.

Cornamenta de Marala (ciervo rojo)

También se utiliza tradicionalmente en la medicina, especialmente para los pueblos que viven en vastas zonas de Siberia. Se utiliza para tratar enfermedades como la hipertensión, la insuficiencia venosa, las hemorroides y las dolencias del tracto digestivo, las enfermedades de la piel, el eccema, la psoriasis y los cambios de acné.

Setas Reishi y setas Shitake

setas shitake

Reishi, que ha sido una parte integral de la medicina tradicional china durante siglos, tiene principalmente propiedades anticancerígenas, ya que los antioxidantes bloquean y eliminan los radicales libres del cuerpo, refuerzan la inmunidad debilitada y protegen las células de posibles daños. Se utilizan en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, porque reducen los niveles de colesterol, previniendo así los coágulos que tan a menudo acompañan a las hemorroides. Los hongos Shitake se caracterizan por un efecto similar, y su combinación en este suplemento dietético da efectos realmente sensacionales y esperados del tratamiento.

Hemorodium – ¿por qué usarlo en cada etapa de las hemorroides

En el tratamiento de cualquier enfermedad, incluyendo las hemorroides, vale la pena elegir preparados con una composición 100% natural y ecológica. Esto es exactamente lo que Hemorodiumy su eficacia se puede resumir en varios puntos, lo que da una imagen completa de su eficacia y garantiza las tres dosis ya tomadas:

  • detener virtualmente de inmediato la hemorragia anal;
  • aliviar la comezón, el dolor y todos los demás síntomas problemáticos;
  • la rápida curación de las úlceras resultantes;
  • la restauración de la plena elasticidad de las paredes de los vasos sanguíneos dando un flujo de sangre sin obstáculos;
  • la eliminación del riesgo de congestión venosa;
  • la rápida y completa regeneración del tejido dañado dentro del recto;
  • prevenir el desarrollo de condiciones patológicas de las venas, especialmente en las mujeres embarazadas más expuestas a las hemorroides;
  • no hay riesgo de infecciones bacterianas peligrosas que puedan incluso causar la putrefacción de los tejidos;
  • previniendo la posibilidad de que las hemorroides vuelvan a aparecer después de que se hayan curado completamente.
Hemorodium

Las opiniones de los especialistas sobre el Hemorodium son claramente positivas y recomiendan el uso de estas tabletas a todos sus pacientes que sufren de esta vergonzosa y problemática enfermedad. Si te molesta también, todo lo que tienes que hacer es rellenar el formulario de pedido para el lado del fabricante y compra tantos paquetes como quieras durante una conversación con tu gerente, siempre disponible al mejor y más bajo precio.

Fuentes: